Mi viaje con el inglés:   Rubén Caloto.

He estudiado inglés desde que era niño pero llevo aprendiendo inglés desde hace tres años. Me hace mucha ilusión seguir aprendiéndolo. Se entenderá porque digo eso al final de este texto.

Tengo 36 años y soy veterinario. Estudiaba inglés en la escuela, en el colegio e hice una clase en la universidad pero, cuando acabé la carrera, me resultó casi imposible entender el inglés. Quizás me saliera mejor al leerlo pero la mejor palabra para resumir mi nivel de inglés escrito, hablado y escuchado era “imposible”.

A pesar del hecho de que tenía un nivel de inglés básico (en mi opinión), compré varios libros relacionados con mi carrera en inglés porque me dio la oportunidad de tener la última edición y los pude leer con mucha calma y un buen dicionario.

El tiempo pasó rápido mientras posponía la idea de estudiar el inglés y me acuerdo que siempre tenía la misma sensación: “Deberías mejorar tu inglés dado que te podría servir en el futuro.” Tenía muchas ganas de estudiarlo. ¿Cómo se dice esto en español?” En español se dice “tener la espíritu clavada.”

Me acuerdo bien del momento cuando decidí empezar a tomar clases en una academia. Unos clientes míos venían al veterinario con su perro y eran ingleses. No era capaz de hablar con ellos pero un estudiante que estaba allí haciendo unas prácticas les habló sin ningún problema y pensé: Si ella lo puede hacer, yo también podré.

Tenía envidia y quería hablar como ella. Después de haber hablado con ella y con un amigo mío del tema, me dijeron que sería mejor asistir a clases de inglés en una academia. Por casualidad, tenía un amigo; Rubén que estaba estudiando en una academia en Lugo que se llama  “Total English School.”

Decidí ir a la misma academia porque me dieron la oportunidad de recuperar clases gratis y cambiar mi horario si no podía asistir un día por asuntos laborales. Después de una entrevista con Paul, empecé mis clases con Elaine en un grupo del nivel B1. La hora entera era en inglés, “la mejor manera de aprender”, nos dijo Elaine. En ese momento no pensaba lo mismo porque solamente la entendía cuando se estaba riendo o sonriendo. Me acuerdo del momento cuando estaba explicando uno de los ejercicios en una de las páginas y yo estaba fijándome en un ejercicio de la página opuesta. Había días cuando me sentía un poco loco al terminar la clase pero nunca quise rendirme. Tenía confianza en ella y seguía su consejo.

Elaine y Paul me dijeron que una buena manera de aprender inglés era viendo la tele en inglés e intentando usar el inglés lo más posible. Cada noche, durante todo el curso, veía la tele en inglés. Empecé con una serie como CSI pero no entendía nada, solamente tres palabras sueltas; por ejemplo: “Hola”, “Adiós” o “Amor”.

Poco a poco y casi sin darme cuenta, empecé a aprender más palabras y eran las palabras que nos dijo Elaine en clase. Me di cuenta de que era parte del proceso natural de aprender, igual que cuando eras un bebé.

Tuve a profesores distintos durante el primer curso porque tenía que cambiar mi horario por mis horas laborales y al final del curso difícil, me acuerdo de una clase con una profesora que se llama Jayne cuando era capaz de hablar con ella durante toda la clase y me sentí súper orgulloso de mi mismo.  

Durante el segundo año, Elaine me animó a hacer el examen de Cambridge de B1. Fue la mejor decisión que había tomado porque tenía que estudiar mucho más que nunca. Finalmente, aprobé el examen, sacando una nota parecida en cada parte del examen. Iba por el buen camino y estaba súper contento con la decisión que había tomado el día que había empezado en la academia.

La gente suele decir que la única manera de aprender inglés es si vas a un país donde se habla inglés, pero, después de mi experiencia, no estoy de acuerdo. En una academia como esta, te dan la oportunidad de hacer los deberes y te dan consejos que pronto entiendes que es verdad porque te das cuenta de que aprendes y mejoras tu nivel. Lo que quiero decir es que si quieres, te van a ayudar mucho.

Hoy en día, estoy en mi tercer curso con Elaine y estoy preparando el examen de Cambridge, nivel B2. Hace tres años, no podía entender nada y ahora entiendo todo lo que dice y soy capaz de hablar con ella y otros ingleses, salvo cuando estoy hablando y Elaine se cierra los ojos un poco y me doy cuenta de que no me está entendiendo. Jajaja.

Puedo ver la tele en inglés y puedo leer libros en inglés. Así que, mi inglés ha mejorado mucho, cada día más y poco a poco. Hace tres años, evitaba hablar con un nativo inglés y ahora, intento estar en situaciones en las que me hace falta usar mi inglés. El secreto es que hay que ser constante y nunca rendirse. Me acuerdo de muchas situaciones cuando usaba el inglés y me sentía muy orgulloso de mi mismo. Tengo que estudiar más y aunque me queda bastante para dominarlo, no creo que sea una tarea imposible.

La cosa más importante es amar el proceso de aprendizaje y ser consciente de la importancia del inglés hoy en día para mejorar las oportunidades de conseguir un buen empleo y abrirte las puertas a otros países y culturas para poder trabajar o viajar.

Este sitio web usa cookies propias y de terceros con el fin de mejorar la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar